Select your Top Menu from wp menus
Área Chica, corazón enorme

Área Chica, corazón enorme

Por Juliana Celle

Muchas veces nos hemos preguntado, como en un juego: si nuestra casa se incendiara, ¿qué intentaríamos rescatar? Nunca se nos ocurriría preguntar ¿qué pasaría si no pudiéramos sacar nada? Es indecible, impensable. Por eso hoy se vuelve tan difícil hablar sobre lo que pasó en el espacio cultural Área Chica. Es inimaginable lo que deben haber sentido sus gestores Julieta Ranno, Pollo Canevaro y Fede Aimetta.

El fuego de la madrugada del 17 de septiembre se llevó todo lo que este espacio dedicado al teatro y la danza albergaba: vestuarios, escenografías, luminarias, equipamientos, butacas y la infraestructura en general. Conmovidos por lo ocurrido, amigos y conocidos, actores, músicos, artistas, gestores, comunicadores -es decir, miembros de toda la comunidad cultural independiente de la ciudad de La Plata- comenzaron a motorizar distintas herramientas solidarias para recuperar el espacio.

Al principio se habló de organizar una rifa. Poco a poco la oficina platense del Instituto Nacional de Teatro (sede receptora de las donaciones/premios para el sorteo) se fue poblando de discos, libros, revistas, postales y cuadros, objetos en su mayoría de producción local e independiente. ¡Hasta una cena para cuatro y un masaje descontracturante se donó para la causa!

area

De inmediato, distintas obras de teatro y las respectivas salas donde éstas se presentan ofrecieron donar los borderó de sus funciones. Entre las obras con funciones solidarias se pueden mencionar “El Bailetín”, “Corpus”, “The Good”, “Brasita Perro Chagualo”, “El Cumpleaños”, “El Fruto”, “El Soplador de Estrellas”, “Historias Mínimas”, “Tira de Prueba”, “Ecos de Macbeth” y “Una mujercita vestida de negro”; y entre las salas: Saverio, Espacio 44, Viejo Almacén El Obrero, Teatro Estudio, Estación Provincial, Espacio Cipae, y Teatro El Escape. Seguramente este párrafo sea injusto y en el camino olvide algún nombre; pero cuando la solidaridad es tanta, es fácil marearse y perder la cuenta.

Lo impactante del gesto aparece al reconocer que, a pesar del inmenso esfuerzo que los grupos de teatro realizan para poder llevar a cabo cada función y lo cuesta arriba que se vuelve mantener un esquema de trabajo autogestivo, nada detuvo la irrefrenable entrega. No sorprendió la reacción. Quizás la autogestión nos mantiene siempre en un borde, en un estado de alerta permanente, con una gran gimnasia para resolver creativamente los inconvenientes. Tal vez tenga que ver con esta cosa inevitable de trabajar en red, multidisciplinariamente y trasgeneracionalmente.

En los últimos años la cultura platense dio sobradas muestras de ser una herramienta de transformación social y un espacio de contención de la comunidad. Durante la inundación, varios centros culturales funcionaron como espacio de acopio de donaciones. A lo largo de este año, esa red de contención cultural -que se puede visibilizar claramente en coordinadoras como UCECAA, RECA, Red de Espacios Culturales, sellos discográficos, editoriales, colectivos de artistas y compañías teatrales, entre otros- logró la permanencia y sostenibilidad de espacios que pasaron por diversos apuros, como el Centro Social y Cultural Olga Vázquez, Casa Lumpen, Centro Derechos Humanos Hermanos Zaragoza y En Eso Estamos.

Ahora hay que reconstruir Área Chica, y este viernes 2 de octubre se van a desarrollar dos eventos solidarios: uno en C’est La Vie (55 n 1143 entre 17 y 18) con música, dibujo en vivo, lecturas y una exposición; y una varieté teatral en Espacio 44 (44 n 496 entre 4 y 5). Serán dos buenas oportunidades para no sólo colaborar con Área Chica, sino para celebrar nuestra cultura y que no estamos solos.

Si querés colaborar con Área Chica, acá podés encontrar la programación de obras teatrales con funciones a beneficio; acá, la información acerca de la varieté de esta noche en Espacio 44; y acá, el evento en C’est la vie.

About The Author

Noticias Relacionadas