23 mayo, 2019

El beso wawanquero

El beso wawanquero

Esta semana, Seguís Igual recomienda escuchar Los Wawancó.

Hacer historia. Hacia mediados de los años 50, seis hombres que habían llegado a la Argentina desde Costa Rica (Mario Castellón), Perú (Carlos Cabrera), Chile (Sergio Solar) y Colombia (Hernán Rojas, Enrique Salazar y Rafael Aedo) fundaron Los Wawancó entre cursadas en la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de La Plata. Poco después, la banda sumó al pianista y compositor platense Miguel Loubet y, a partir de ahí, Los Wawancó sentaron los cimientos de la cumbia en el país.

Hasta entonces, la cumbia era prácticamente exclusividad de Colombia, donde los grupos la interpretaban con tambores y gaitas. Sin lugar a dudas, todo cambió cuando Los Wawancó comenzaron a tocar este ritmo nuevo -que mixturaba la cumbia colombiana con el merengue, el mapalé y el bolero- con piano, guitarra eléctrica, contrabajo, bongó y timbaletas. El éxito fue rotundo.  La banda, que es responsable de numerosas composiciones e interpretaciones memorables, grabó más de 80 discos, realizó giras por Europa e incluso participó de películas como “El gordo Villanueva” (1964), “Viaje de una noche de verano” (1965), “Un italiano en Argentina” (1965), “Villa Cariño” (1967) y “El romance del Aniceto y la Francisca” (1967), de Leonardo Favio.

A lo largo de más de medio siglo de historia, la formación de Los Wawancó sufrió numerosas modificaciones aunque siempre la dirección del grupo estuvo bajo el mando de Mario Castellón.

Mirá a Los Wawancó en “Villa Cariño”:

Noticias Relacionadas